miércoles, 10 de septiembre de 2014

UNAS IMAGENES COMO TESTIMONIO DE CORAJE


Desiderio Aguiar-fotógrafo

Atener en mis manos hace muchos años, uno de los 
originales fotográficos de una carte de visite iluminadas
 donde estaba retratado el 
coronel Ambrosio Sandes, quien había sido
 jefe del 1ª regimiento de caballería de línea 
en la década de1861, me dejó sorprendido tanto por 
la actitud de arrogancia 
como la prepotencia del retratado 
y me pregunté el por qué de semejante 
actitud narcisista, qué lo había motivado para retratarse 
en una actitud 
escandalosa para esa época, con su torso desnudo.
   Sandes  sabía que la imagen iba tener una dimensión 
provocativa tanto para los leales 
al gobierno de turno como 
para su peores
 enemigos.
   El fue consciente de  lo que estaba mostrando a la sociedad 
y junto al fotógrafo, debieron  consensuar una producción 
fotográfica, dejando  lectura abierta a diferentes interpretaciones.
   
Pedro Bernadet-fotógrafo
Pero lo curioso y novedoso es que hubo otro personaje 
de nuestra historia que fue 
el coronel Santo Correa (1820-99) luego General,
Pedro Bernadet-fotógrafo
Durante la guerra fue jefe de la 1º División caballería
 Correntina durante la guerra del Paraguay en
 los años 1865 al 70, quién emulando
 a su antecesor muestra también todas sus heridas, tal vez
 para confrontar
 ante la sociedad quién de los dos había sido el mejor 
en su genero.
La trascendencia de la imagen de Sandes  reproducida por 
varios estudios fotográficos, llega en mano seguras a 
Santos Correa, no sabemos cual fue su intención el de
 imitarlo o solo mostrar  orgullo de su coraje, despreciando 
el sufrimiento, haciéndolo insensible al dolor físico, pero si
 se que fue un amante de ser retratado en diferentes 
ocasiones en estudios o en campaña mostrándose 
siempre en una posición arrogante y fanfarrona. 
Pedro Bernadet-fotógrafo
Su rostro lo delata en cada una de ellas, 
el corte de su barba marca una diferencia 
con los demás, Personalidad que en la lucha 
arengaba permanentemente a su tropa con frases
irreproducibles   logrado levantarle la furia del 
combate  a cada uno de ellos hasta dar todo
 el triunfo o su muerte.

martes, 2 de octubre de 2012

APUNTEN FUEGO


       Para mostrar uno de los tantos ejercicios practicos que realizaba el ejercito aliado, se lo ve reflejado en esta toma fotográfica por Bate & Cia.

            Este pelotón de infantes brasileros los muestra estar bien atrincherados en las fortifiicaciones de Tuyuty, llevando en sus kepis
por prevención una funda de brin blanca como lo  establecido en una orden general del Estado Mayor Brasilero, debido que jefes, oficiales y tropa para  no esten al alcanse de ser blanco de muerte.
            El oficial de menor graduación lo muestra en una posición tranquila y relajada, debido a que no tiene defundada su arma blanca o de fuego, si observamos la posición de la mano derecha de los soldados a no encontrarle su dedo dentro o cerca de gatillo de disparo, esto no da a entender que se encuentran en una posion pasiva el conjunto de hombres; ambos vestidos y equipados lo nesesario para entrar en acción en cualquier momento.

miércoles, 2 de mayo de 2012

PRISIONEROS


-+                   E l fotógrafo Javier López y su equipo de la compañía Bate retrata a un grupo de 7 paraguayos junto a su custodio. La toma realizada fue para  para ampliar los álbumes fotográficos del teatro de operaciones. La toma ha sido consensuada entre las partes, pues de otro modo no se hubiera realizado por la  forma como esta planteada la imagen.
Los prisioneros se observan distendidos, bien alimentados, fuertes y enteros, sus ropas están en buenas condiciones. Se los ve con sus brazos pegados al cuerpo, afirmándose el uno con el otro para quedarse inmóviles y no moverse frente a la camara. El custodio, en cambio esta separado del grupo y se diferencia de ellos con una posición de firme, con las manos en los bolsillos para no moverse.
En cuanto a la vestimenta paraguaya que consistía en morrión de cuero con los símbolos a frente del mismo .Camiseta de lienzo blanca, o bien roja escarlata con vistas negras o azules, y azules con vistas escarlata de acuerdo a su arma. El chiripa con diversidad  de colores tejido de hilos de algodón de lista de varios tamaños remplazando al pantalón. en cuanto .
El calzado, era muy escasos en la tropa debido a que no recibían los suministros de reposición y cuando el enemigo moría lo primero que le sacaban era el correaje y los zapatos pero la mayoría de ellos se los observa con los pies desnudos deformados y ensanchados.
El soldado oriental, en cambio esta un poco desaliñado luciendo su jineta no bien sujetada que lo acredita como sargento,  no se puede identificar el arma a la que pertenece. Esta vestido con blusa azul con vivos, mostrando en su pecho la agujeta que servia para limpiar el fusil; luce en buenas condiciones su polaina de cuero abotonada por medio de pasadores y zapatos.
Se encuentra una replica de la fotografía , ilustrada a la acuarela, en versión libre, sin respetar el color del traje militar de uno de ellos, realizada por el artista Adolfo Methfessel(1836-1909) que ilustro diferentes pasajes de la contienda , obviando al custodio, algo muy curioso, pues tal vez considero que al estar perdido y solo, desentonaba en el encuadre de la obra.
1        1ª- Fotografía 2ª Colección “guerra del Paraguay”MHNU Casa Giro.-R. URUGUAY
2ª - Lamina Museo” Enrique Udando” Lujan Pvcia. Bs.As. R. ARGENTINA


jueves, 25 de noviembre de 2010

DENTRO DE UNA TRINCHERA

Junto a su cámara fotográfica posesionada dentro de la fosa, el fotógrafo*, capta la concentración de hombres dentro de una de las tantas trincheras que custodiaba el
estacionamiento del ejército aliado en Tuyuty.
La imagen pertenece al batallón de infantería uruguayo “24 de abril”, que se encontraba a la vanguardia del campamento de los Ejércitos Aliados, armados con sus fusiles y carabinas y una gama de vestuarios de invierno y verano.
Hay varios detalles que observe que nunca se han
mostrado. Junto a la tropa se encuentra el abanderado de batallón de pie portando l
a bandera Nacional Uruguaya, resguardado y custodiado por soldados con sus bayonetas caladas y la presencia de músicos con sus instrumentos.
Fuera de la fosa se encuentran sentados y observando a la cámara, el comandante del cuerpo, mayor Eduardo Vásquez
**junto a otros oficiales y asistentes.

* Fotógrafo Javier López enviado por el estudio fotográfico Bate & cia de la Iª Colección –Guerra del Paraguay- Iª serie, siendo su titulo “Batallón 24 de Abril en las trincheras de Tuyuty”, Biblioteca Nacional.
**
Dato suministrado por Alberto del Pino Menck

miércoles, 27 de octubre de 2010

EL NIÑO DE LA GUERRA



 
Imagen por la que muchos historiadores han polemizado y otros ha confundido en sus nota de pie.


  Me pregunte quien podría ser ese niño, con vestuario de tropa con las insignias de cabo. A través de un análisis digital profundo logre identificar que en su cubre cabeza “bonet due police” al frente lleva el Nº 6, perteneciente al batallón de infantería de línea. Para continuar con una investigación profunda de quien podría ser el retratado. Consulte las diferentes fojas de servicio de cada uno de los hombres que pertenecían a dicho batallón.
  Hasta encontrar a los hermanos de apellido Herrera y en especial el de la imagen Carlos H. Andres, nacido el 17 de Julio de 1854, en la provincia de La Rioja, quien había solicitando autorización sus padres, por se menores ellos, para que ingresaran a dicho batallón.
  Una vez autorizado Carlos H. A. Herrera , es enviado a Buenos Aires para su preparación militar en 1864, como soldado distinguido, asciende a cabo 2º el 17 de septiembre del mismo año, marchando recién al teatro de operaciones en 1866 al Paraguay, a partir del combate del 16 de abril en donde es ascendido por su destacada actuación a sargento 2º.



  En 1867 es enviado junto a su cuerpo a la provincia de San Juan, comandado por el Coronel Luis María Campos logrando sofocar la llamada Revolución de los Colorados.
Marcha nuevamente al Paraguay en abril de 1868,donde interviene en todas las acciones de guerra hasta finalizar la contienda

  Continua su carrera militar alcanzando el grado de Coronel y el de diputado Nacional por su provincia, falleciendo el 9 de mayo de 1919 a los 65 años de edad, siendo su esposa María Chueca.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

CURUPAYTI


22 DE SEPTIEMBRE DE 1866

Sombras de bravos, yó os evoco como un recuerdo inmortal.
Aquella perspectiva sangrienta, reminiscencia lúgubre de vuestras
hazañas, se anima en aquel glorioso cuadro velado hoy
por la tristeza de la muerte, sublime por el valor
desgraciado, brillante por el movimiento homérico
de la batalla, fúnebre por los amargos recuerdos
de la tumba, que en aquella atmósfera transparente, vibran
en el susurro de las brisas como el murmurio doliente de
una gran desventura.
Ese cielo claro y azulado, especie de brillante
bóveda suspendida sobre frondosos bosques, hermosa
vegetación que exhala un ambiente perfumado, era e
l paisaje elegido para el animado drama de nuestra
más noble derrota.
¡Desastre terrible¡ gloria comprada con raudales de sangre: sangre
que fugazmente ya se ha evaporado en las sombras del olvido
y la bruma de la distancia.
Sí; porque todo se olvida; ley inexorable que extingue indiferente
la veneración que infunden los mártires del patriotismo, y solo
aquellos que han sobrevivido á tanta gloria, reviven en su
recuerdo tan nobles camaradas…..En vano es que los invoquen
nadie responde, la tumba no tiene eco…Aquellos bizarros combatien
tes, como por una ironía de las grandezas humanas, han vuelto á la
nada, al átomo que se pierde en el infinito.

Nobles camaradas, ya no animaréis las legiones á la lid!... Hoy solo
sois un lóbrego silencio, y el viandante al pisar indiferente el
palenque de la lucha, no sentirá el epitafio inmortal del héroe
griego, allí donde caísteis como esforzados caballeros para dormir
el sueño de la eternidad de los tiempos, en aquella soledad extranjera.
Allí donde la materia prima de ese poema de fuego,
el soldado; ese héroe ignorado del peligro, improvisa
una gloria imperecedera sin ambicionar sus lauros.
Es allí, en aquel paisaje apacible y risueño donde
voy á reflejar los recuerdos más tristes de mi vida.
A todas las grandes desgracias se sobreponen las de la patria:
ver desaparecer un pueblo de bravos, sentir la grandeza del dolor
de un cementerio de amigos, de sus hermanos de armas, contemplar
á la muerte despiadada que impasible, yerta, hace un
vacío solemne, es un negro contraste de espíritu,... pesa y oprime
como una montaña de plomo y evocando con sincero
entusiasmo este charco de sangre, tan glorioso para
los argentinos, pediré á mis recuerdos el vivo colorido
de aquel memorable episodio. .

¡Oh fecha inmortal!...Era un día sereno de primavera.
La naturaleza había enmudecido en todas sus armonías. Elocuente
soledad iluminada por un sol ardiente como la inspiración del combate
. A pesar del brillo del paisaje, parecía que aquellos campos
silenciosos, atónitos, esperaban el desenlace del sangriento
drama que' pronto iba á tener lugar. El espíritu preocupado
identifica todas las situaciones con los latidos
de su corazón... aquel silencio, aquella soledad, aquel
desierto en donde se movían las columnas sin producir
un eco, era imponente.
Las tropas argentinas han hecho alto. Un profundo
silencio reina en sus filas: cuando el alma habla, enmudecen
los lábios. El soldado, al frente de la muerte, espera
impasible la orden de avanzar y el ojo escudrifiador,
vivo y centelleante se dirige hácia. el horizonte
buscando al adversario. Es ese momento rápido
de la guerra, comienzo de la combinación sangrienta de la batalla.
*General José I. Garmendia - Guerrero del Paraguay

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Luego de haber recorrido por segunda vez, las provincias de Entre Rios, Corrientes y los paises vecinos de Uruguayana- Brasil y Paysandú-Uruguay, la primera etapa del Ejercito Aliado y Paraguayo.
Tomando amputes de las confluencias de los ríos, los diferentes pasos que existe en la actualidad, los sitios en donde hubo enfrentamientos como la batalla de Yatay, museos y archivos para confrontar nuevamente datos para mi libro
MIS APUNTES EN LA GUERRA DEL PARAGUAY 1865.70”
Finalizado la recorrida, en la hermosa ciudad de Pasos de los Libres, en donde fui invitado por las autoridades del Museo, para brindarles una charla en el auditorio de la Municipalidad, “La Fotografía en la Guerra del Paraguay”, con una importante concurrencia y un debate que fue muy acalorado.